Nación

No habrá marcha, pero sí distintas formas de protestas este sábado 23 de marzo, afirman

Unidad Nacional convoca a “piquetes exprés”, en lugar de marcha

“El pueblo nunca ha estado desmovilizado, nunca se va a desmovilizar. Hay muchas formas de protestar”, asegura Violeta Granera, miembro de la Unidad



La Unidad Nacional Azul y Blanco convocó a toda la población nicaragüense a una jornada de piquetes exprés, este sábado 23 de marzo de 2:00 a 4:00 de la tarde, en demanda del restablecimiento de los derechos constitucionales y la libertad de los presos y presas políticas de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo. La Unidad Nacional advirtió, que si en 15 días el régimen de orteguista no libera a todos los reos de conciencia, realizarán una gran marcha ciudadana, para presionar al Gobierno.

Tras un primer anuncio realizado por la Unidad Nacional este jueves 21 de marzo, la población entendió que había una convocatoria para marchar el sábado 23 de marzo, y que no se había dicho el lugar exacto del punto de partida por medidas de seguridad, sin embargo, este viernes Violeta Granera, miembro de esta organización, aclaró que nunca se habló de una protesta específica en Managua.

“Se había hablado de movilización, y (debido a) la percepción ciudadana y esa ansiedad y deseo de salir en marcha, es que se había interpretado a un llamado a marcha, pero no hay ninguna convocatoria específica”, declaró Granera.

El sábado 16 de marzo la Unidad organizó una marcha en Managua, pero fue impedida con violencia por agentes de la Policía Nacional. Esta culminó con más de 160 detenidos por más de diez horas. Aunque la Policía impidió la marcha, no logró disipar la protesta, ya que los manifestantes autoconvocados realizaron su manifestación desde edificios donde se sentían seguros.

Respaldo a familiares de presos y presas políticas

La Unidad Nacional señaló que respaldan el comunicado del Comité Pro Liberación de Presas y Presos Políticos, que exigió este jueves la salida de sus familiares de las cárceles en un plazo no mayor de quince días y que no inicien hasta que se libere al último preso político, como garantía de cumplimiento del acuerdo. Exigieron que la liberación y anulación de los juicios se tiene que realizar en base a la lista que esta organización tiene, que hasta la fecha reúne una cifra de 802 presos políticos.

La dictadura de Daniel Ortega, firmó un acuerdo con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia y el representante de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Ángel Rosadilla, en el que se comprometió a liberar a los presos políticos en un plazo máximo de 90 días. Este tiempo fue calificado por el Comité como una “táctica dilatoria” del Gobierno para alargar los efectos de las sanciones en contra de la dictadura.

La Unidad Nacional remarcó que el plazo máximo de noventa días es excesivo y no existe ningún argumento sólido para poder otorgarlo. Granera destacó que están exigiendo la liberación de los presos y presas a partir de este sábado o domingo, pues es inhumano que los detenidos permanezcan más días en lugares inhumanos donde están siendo torturados.

“Estamos convencidos de que esto que está sucediendo en Nicaragua es producto del esfuerzo del pueblo que se ha movilizado, junto con trabajo heroico de los familiares de los presos, y gracias al respaldo de la comunidad internacional. Tampoco hubiera sido posible si el pueblo no hubiese demostrado su determinación de liberar a todo el país”, dijo Granera.