Emergencia Coronavirus

Cinco vacíos en el reporte oficial del Minsa, tras siete días de silencio

"Nueve casos en una semana, no reflejan lo que pasa en realidad", afirma infectólogo; expertos alertan que se pretende ocultar la dimensión de pandemia

El Ministerio de Salud (Minsa) reapareció este doce de mayo, luego de siete días de silencio oficial sobre la pandemia de covid-19 en Nicaragua, para brindar un informe, ahora semanal, “igual de confuso” que los que venía presentado diariamente y “alejado de la realidad” de las afectaciones de la pandemia en el país, aseguran expertos en Salud.

Desde que se reportó el primer caso de coronavirus, el pasado 18 de marzo, las autoridades han ocultado el impacto real de la pandemia a través de comunicados confusos en los que predominaban sumas y restas de los casos; sin embargo, esta es la primera vez que el secretario general del Minsa, Carlos Sáenz, comparece frente a los medios de propaganda oficial para leer un comunicado semanal revelando “otros datos tendenciosos” que buscan negar “la realidad que habla a gritos en Nicaragua“, estima el epidemiólogo nicaragüense y exfuncionario de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el país, Rafael Amador.

El informe del Minsa suma tres fallecidos por coronavirus, para un total de ocho fallecidos, y 25 personas contagiadas. El nuevo informe sumó nueve contagios más a los 16 reportados hasta el pasado cinco de mayo, cuando el Minsa suspendió los reportes diarios. Sin embargo, no detalló cuántos de estos casos estarían activos, su edad o género, ni cuál es la condición médica de las personas hospitalizadas.

“Debemos enfocarnos en que los números que presentan, aunque muestran un incremento grande del pico de contagio, están lejos de la realidad. Nueve casos en una semana, no reflejan lo que pasa en realidad”, opina el infectólogo Carlos Quant.

Las autoridades nicaragüenses no solo mantienen con mucho secretismo la información sobre la pandemia, sino que el pasado primero de mayo el presidente, Daniel Ortega, arremetió en contra del resguardo domiciliar que promueve la sociedad civil como prevención de la covid-19, calificando estas medidas como “extremas” y “radicales”. CONFIDENCIAL enumera cinco vacíos del nuevo formato semanal de informe del Minsa:

1. ¿Por qué informe semanal?

Nicaragua ha entrado en la cuarta fase de transmisión de la pandemia de la covid-19, según epidemiólogos y salubristas independientes, pese a que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo decidió repentinamente brindar menos información que la que ya presentaba cada día.

“Siguen brindando un informe escueto, pero apegado al estilo que tiene el Gobierno. Dice mucho, pero no dice nada. El propósito real parece ser seguir ocultando la realidad y que la gente no conozca la verdadera dimensión de la pandemia de covid-19”, apunta Quant.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reiteró su preocupación por la escasa información del Minsa sobre la pandemia de covid-19 en Nicaragua, la falta de distanciamiento social y el llamado a actividades masivas de parte del Gobierno, mientras los reportes extraoficiales indican un aumento de pacientes sospechosos en varios departamentos del país.

El director de Emergencias en Salud de la OPS, doctor Ciro Ugarte, dijo durante una conferencia de prensa virtual, que la Organización continúa preocupada por la falta de información sobre la cantidad de pruebas realizadas, el seguimiento de contactos, el reporte de los casos y agregó: “Estamos esencialmente preocupados por la ausencia de distanciamiento social y porque el llamamiento a eventos masivos sigue manifestándose”.

“Cuando entramos de manera agresiva a la curva de contagios, es de interés nacional tener información real y certera, pero eso sigue sin ocurrir”, afirma Amador.

2. ¿Ocultan fallecidos por covid-19 alegando comorbilidad?

El Minsa sostuvo este martes que “en la presente semana hubo tres fallecidos atribuibles a covid-19” y admitió que “se presentaron otros fallecimientos en personas que han estado en seguimiento, causados por tromboembolismo pulmonar, diabetes mellitus, infarto agudo de miocardio, crisis hipertensivas y neumonía bacterianas”, sin precisar la cantidad exacta de muertes.

De acuerdo con el Minsa, desde el inicio de la pandemia han “dado seguimiento responsable y cuidadoso a 216 personas”, afirmó Sáenz, en la primera vez que el Minsa brinda el total de casos sospechosos.

Sin embargo, indicó que la gran mayoría de las personas confirmadas con covid-19 o “en seguimiento responsable y cuidadoso tienen varias comorbilidades”, siendo las más frecuentes: diabetes mellitus, hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, síndrome de inmunodeficiencia, insuficiencia renal crónica, obesidad mórbida, antecedentes de accidente cerebro vasculares, tuberculosis pulmonar y enfermedades pulmonares crónicas.

La “comorbilidad”,  es un término médico utilizado para describir dos o más trastornos o enfermedades que ocurren en la misma persona. La comorbilidad también implica que hay una interacción entre las dos enfermedades que puede empeorar la evolución de ambas.

Los pacientes con “comorbilidades”, es decir con enfermedades preexistentes, corren mayor riesgo de sufrir complicaciones con el covid-19 pues el virus los puede conducir a la muerte. “Es un debate que ya está superado, pero estas muertes son catalogadas internacionalmente como fallecimientos por covid-19”, explica Quant.

Para Amador, estas enfermedades crónicas son factores de riesgo para aquellas personas contagiadas con covid-19 y provocan que “desarrollen de forma mas grave la enfermedad”.

El epidemiólogo afirma que una autopsia revelaría “el cuadro específico” de la causa de la muerte, pero en época de pandemia, ante la falta de pruebas de laboratorio o de autopsia, “se tienen que asumir como muerte causada por consecuencia de haber sufrido el covid-19”.

Ambos especialistas señalan que la información brindada por el Minsa sigue siendo confusa, debido a que pretender atribuir la muerte de esas personas a las enfermedades crónicas y no al covid-19.

3. ¿Por qué no revelan la cantidad de muertes?

Pese al escueto y cuestionado reporte oficial, ceñidos a estos datos del Gobierno, Nicaragua continua en la cola del número de contagios en la región centroamericana, pero siempre a la cabeza en letalidad, con un índice superior al 30% de muertes entre los contagios confirmados.

El informe del Minsa detalla que han fallecido solamente ocho personas, pero no precisa la cantidad de personas que estaban en seguimiento y fallecieron, según ellos, por otras enfermedades preexistentes.

“No sé con qué finalidad lo hacen, porque en un informe técnico sale sobrando enlistar las comorbilidades, porque es algo más técnico para médicos y no suman esos casos”, señala Quant.

Precisamente, el segundo paciente confirmado con coronavirus en Nicaragua fue el primer fallecido con covid-19 el 26 de marzo. El nicaragüense, de 47 años de edad, tenía enfermedades crónicas preexistes que complicaron su estado, según el Minsa.

Sin embargo, ese caso si fue contabilizado por el Minsa como muerte por covid-19, a diferencia de otros fallecidos a los que ahora se alega fallecieron “por comorbilidades”.

“En una semana hablan de tres nuevos fallecidos, cuando hay desfile de entierros en los cementerios”, insiste Amador.

4. Callan sobre hospitales y personal de Salud contagiado

El doctor Quant estima que la situación de la covid-19 en Nicaragua “es preocupante, porque vivimos dos realidades paralelas: la que vive el Gobierno, negando el estado de la pandemia; y la que vivimos los médicos y la ciudadanía en general”.

Detalla que muchos centros hospitalarios están recibiendo pacientes con covid-19 en todas las áreas, y los hospitales han tenido que habilitar áreas específicas sobre la marcha y sin recursos ante la demanda que representa la pandemia.

Tampoco hacen mención al personal médico contagiado, aunque hay múltiples reportes de casos en los centros hospitalarios de Nicaragua. Ni sobre posibles casos en los centros penitenciarios.

En Chinandega, fuentes médicas y familiares han confirmado que en el Hospital España se han infectado la directora, el subdirector y el responsable de la Unidad de Cuidados Intensivos, además de una decena de trabajadores del sector médico y varios de sus familiares.

5. Aceptan “a medias” la transmisión local comunitaria

Tal como ocurre desde el pasado 27 de abril, el Minsa tampoco precisó en su “informe semanal” los nexos del contagio de las personas afectadas. Aunque afirmó que “se han presentado casos en brotes a través de contactos claramente establecidos”, sin admitir explicítamente que hay contagio local comunitario, como ya han advertido médicos de centros hospitalarios y epidemiólogos independientes.

“Decir que ya hay brotes de enfermedad, es una forma parcial de aceptar focos localizados”, estima Quant.

Para Amador, es una muestra que ya estamos en la frase cuatro de contagios, porque aunque quieran minimizar y dar a entender que tienen todos los casos controlados “es imposible” porque “hay muchas denuncias por todo el país de contagios y están sobrepasados”.

“Desde el 18 de marzo hasta la semana pasada que dejaron de dar informes reportaban 16 contagios de covid-19, y en una semana sumaron nueve. Eso te da una idea de efecto exponencial, en una semana hubo un incremento mayor que todo el periodo anterior de siete semanas”, advierte.

Para el epidemiólogo “la realidad te está diciendo de una manera clara, y en voz alta que no se puede establecer el nexo de los casos”.

El informe más reciente del Observatorio Ciudadano COVID-19, basado en denuncias de la población con el seguimiento de médicos independientes, registró hasta el 12 de mayo un total de 1033 casos sospechosos, con un estimado de 403 personas hospitalizadas y 188 muertes por neumonía o sospecha verificada de covid-19.

Seguí toda la cobertura de CONFIDENCIAL sobre el coronavirus suscribiéndote a nuestro boletín de noticias diario. Para leer más artículos sobre el tema, hacé clic aquí.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend